MUSEO MINERALÓGICO PETROGRÁFICO PALEONTOLÓGICO “JORGE MUÑOZ REYES” SERGEOMIN,

El Museo en su parte paleontológica, actualmente cuenta con una colección de 206 especímenes de Fósiles Invertebrados y 25 muestras de Fósiles Vertebrados que corresponden a fragmentos de esqueletos de un mamífero denominado como Mastodonte que pertenece al Orden de los Proboscidios, llamados así porque fusionan la nariz con el labio superior para formar una trompa o proboscis. Entre las muestras se pueden observar parte de un colmillo, molares, dientes delanteros, fémures, vértebras y otros huesos fosilizados, encontrados en varias regiones del Altiplano Boliviano y sobre todo en la cuenca cuaternaria de Tarija.

Estos mamíferos aparecieron en el norte del África a fines del Eoceno y principios del Oligoceno, desde donde emigraron al Asia y Europa durante el Mioceno y después hasta Norte y Sudamérica en el Plioceno y Pleistoceno (Cuaternario), desde Siberia a Alaska, donde vivían junto a otras especies de antecesores de los elefantes actuales. Los Mastodontes fueron herbívoros, predominantemente ramoneadores, que vivían en los boques y praderas del continente americano.

Los mastodontes, en muchos aspectos físicos se asemejan a los elefantes, pero sus dientes fueron muy distintos, donde sus molares tenían largas cúspides redondeadas. Muchos mastodontes tuvieron colmillos en ambas quijadas, más largas que en los elefantes, teniendo hasta casi 4 metros de longitud con un peso en su estado fósil actual de 200 Kg,  alcanzaban una altura de 4 a 4,30 metros, fueron muy abundantes sobre todo en el Oeste de Norteamérica, pero desaparecieron a inicios del Pleistoceno, sobreviviendo algunas especies como el Mamut americanus hasta después de la última glaciación del Pleistoceno (hace 11.000 años), pudiendo haber sido exterminados en parte por el hombre primitivo durante los últimos milenios.

En Siberia fueron encontrados en los últimos años algunos ejemplares de Mamuts muy bien conservados por el hielo en cavidades, que se pudieron reconocer los alimentos injeridos antes de su muerte, y la carne se hallaba tan bien preservada que fue parcialmente devorada por los perros de los trineos que se usaron en su descubrimiento.

Por otra parte, el Museo de SERGEOMIN también cuenta con fósiles de Vertebrados de edad Paleozoica (Ordovícico al Pérmico) que corresponden a una gran variedad de Phylums o tipos como Artrópodos (Trilobites), Braquiópodos, Moluscos, Conularias, Briozoarios, Graptolites y otros, así como algunas plantas fósiles como Algas Calcáreas (Estromatolitos) de edad Cretácica, y finalmente Huellas fósiles (Cruzianas) que se interpretan como huellas dejadas en los fondos marinos por los Trilobites.

© Derechos Reservados 2019. Servicio Geológico Minero - Calle Federico Zuazo #1673 esq. Reyes Ortiz