EL CONOCIMIENTO DE LA GEODINÁMICA EN LA SUPERFICIE DE LA TIERRA EVITARÍA QUE LOS FENÓMENOS NATURALES OCASIONEN DESASTRES EN BOLIVIA

De manera recurrente en nuestro país cada año, habitualmente en época húmeda, se materializa una serie de fenómenos naturales y socio naturales relativos a inundaciones, mazamorras, deslizamientos, derrumbes y otros que afectan en grado importante a distintos sitios generalmente poblados y carreteras del territorio boliviano.
La falta de promover una cultura de prevención de riesgos naturales y consecuentemente la no implementación de medidas estructurales de mitigación o acciones que controlen de alguna manera esos riesgos, conlleva a soportar repetidamente los impactos y pérdidas por la ocurrencia de desbordes de ríos, empalizadas, mazamorras y otros fenómenos.
El componente preventivo y de planificación en gestión de riesgos naturales pasa, primeramente, por conocer y caracterizar técnicamente las zonas con antecedentes y peligros inminentes en cuanto a estos fenómenos. El manejo de aguas superficiales y subterráneas de poca profundidad, el tipo de materiales de suelos y rocas, los taludes y cortes naturales, son elementos importantes de investigación que hacen al componente de prevención.
El Servicio Geológico Minero de Bolivia, SERGEOMIN, es una entidad estratégica que genera información geológica y científica también en el campo de los riesgos geológicos y naturales, trabaja a escala regional en sitios específicos encomendados por la Ley 535, con el objetivo de cubrir y promover el componente de prevención de riesgos.
Ante los lamentables hechos de desastres naturales pretéritos en nuestro país, SERGEOMIN, a través de la Dirección Técnica de Geología Regional y la Unidad de Mapas Temáticos, ha realizado una serie de perfiles de proyectos específicos, tal el caso de la propuesta de estudio “Evaluación de Riesgos Geológicos y Naturales en la Cuenca Taquiña” que desde algún tiempo viene gestionando los recursos necesarios para su implementación, junto con el Gobierno Autónomo Municipal de Tiquipaya y otras instancias del Ejecutivo Central.
En la actual estación climática lluviosa, la ocurrencia de estos fenómenos naturales, como el de la cuenca Taquiña en el municipio de Tiquipaya, las riadas que afectaron Cotagaita y Caranavi, o los movimientos en masa de Niño Kollo y Ovejuyo en la ciudad de La Paz, ponen una vez más en evidencia la falta de conocimiento sobre la geodinámica en la superficie de la Tierra, información especializada con la que se debe contar de manera previa a la autorización de asentamientos humanos y desarrollo urbano en general, como un elemento fundamental justamente de prevención de riesgos naturales.


PROPUESTA DE ESTUDIO POR SERGEOMIN, EN LA CUENCA TAQUIÑA
La unidad hidrográfica denominada Cuenca Taquiña, forma parte del arco Norte del valle central de Cochabamba, desarrollado a partir de importantes periodos de erosión y tectónica en la Cordillera Oriental.
El arco mencionado, tiene una longitud aproximada de 50 km, lo conforman alrededor de medio centenar de unidades hidrográficas similares, con sus respectivos abanicos aluviales, en la desembocadura de los ríos principales de cada cuenca, coalescentes e interdigitados en el cambio de pendiente ahora ocupada por sembradíos de productos agrícolas e infraestructura urbana y periurbana.
El río Taquiña que desemboca de la cuenca del mismo nombre, al igual que los otros similares, muestran gradientes importantes que favorecen la erosión y acumulación de material detrítico en el lecho de los ríos, además de la formación de abanicos aluviales que desarrollan el paisaje de Bajada o Llanura de Piedemonte, también denominado Bajada Aluvial. Los depósitos asociados a este tipo de geoformas, están conformados por lo general por material muy heterogéneo.

En este tipo de geomorfología de Bajada Aluvial de Piedemonte junto con la Cordillera del Tunari, se forman las unidades hidrográficas como la cuenca de Taquiña que, por sus características litológicas y geomorfológicas de erosión, por un lado, y acumulación por otro, son sitios altamente favorables para la generación de remociones en masa tipo flujos de detritos y barro, mazamorras y aluviones con arrastre de grandes cantidades de material lítico, bloques de rocas y lodo, como los sucedidos en febrero de 2018 y febrero de 2020 en Tiquipaya, después de registrar intensas precipitaciones pluviales desarrolladas en la parte alta de la cuenca del río Taquiña.
A partir de los hechos acontecidos, el Servicio Geológico Minero SERGEOMIN, realizó una propuesta técnica y económica para la elaboración de un estudio de “Evaluación de Riesgos Geológicos en las Cuencas Taquiña y Aledañas – Municipio de Tiquipaya”, con el objetivo principal de valorar los riesgos geológicos a partir de la formación de remociones en masa, a través de la investigación y caracterización geológica y geotécnica de los materiales en las cuencas, incluyendo el análisis estructural y litológico, además de la relación entre las aguas subterráneas y superficiales que percolan desde, por ejemplo, las lagunas de ambiente glacial en las partes altas de las cuencas, sobre la cordillera del Tunari.

 

 

FUENTE: Ing. Miguel Blacutt                                                                                                           

© Derechos Reservados 2019. Servicio Geológico Minero - Calle Federico Zuazo #1673 esq. Reyes Ortiz